Entretenimiento

¿Qué es la Web 3.0? A 30 años del nacimiento de la World Wide Web

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Polonia da por terminada su misión de rescate en Afganistán – Diario 2001

Web 3.0 Hay varias piezas de la web “inteligente” o “semántica” que ya están aquí. Por ejemplo, cuando unos zapatos que miramos brevemente aparecen en un anuncio en otro sitio. El grado en que nuestra identificación nos sigue cuando nos movemos por la web es el principio de un indicio de lo que significa que las máquinas compartan datos de forma más directa

La primera página web vio la luz el 6 de agosto de 1991. Creada por Tim Berners-Lee , info.cern.ch estaba dedicada a la información sobre el proyecto World Wide Web. Se ejecutaba en un ordenador NeXT de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, CERN. La primera web era un espacio que se parecía mucho a un wiki: pretendía ser un cuaderno ampliamente distribuido que pudiera ser editado fácilmente por todos los usuarios. La comercialización de Internet a través de la era de las puntocom la hizo evolucionar hacia un sistema de plataforma mucho más parecido a los espacios de difusión o publicación, lo que hizo que la web se volviera gradualmente más dinámica.

Ese cambio se denominó Web 2.0 , un término que se refiere a los sitios web que permiten a los usuarios interactuar y colaborar entre sí mediante el diálogo como creadores de contenidos en una comunidad virtual. Ejemplos de sus características son las redes sociales (Facebook), los blogs, las folcsonomías (etiquetado de palabras clave en sitios web y enlaces), los sitios para compartir videos (YouTube), los sitios para compartir imágenes (Flickr), las aplicaciones web, entre otros.

Y podría parecer que el Internet que utilizamos ahora está bastante desarrollado. Sin embargo, sigue evolucionando constantemente hacia la llamada web semántica o web 3.0 .

“Se pasa más rápido de lo que hubiera previsto: a una web que puede pensar, a máquinas que pueden asumir tareas asombrosamente complejas que los humanos han hecho durante la mayor parte de su existencia. Es probable que el factor limitante aquí no sea la tecnología, sino los sistemas sociales, políticos y económicos que la hacen posible”, explicó a Metro Alexander Halavais , profesor adjunto de Datos y Sociedad de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.).

“El principal beneficio de la Web 3.0 es la libertad de los órganos de gobierno y la capacidad de controlar más estrechamente nuestros datos”. Kevin Curran, profesor de ciberseguridad en la Universidad de Ulster, Irlanda del Norte.

Según Kevin Curran , profesor de ciberseguridad de la Universidad del Ulster (Irlanda del Norte), la Web 3.0 es abierta, sin confianza y sin permisos :

“Lo que esto significa es que el software de código abierto es la base. Se trata de un software de uso libre y los desarrolladores son libres de ampliar el código. El aspecto ” trustless ” significa que todos los usuarios pueden interactuar sin necesidad de un tercero de confianza. Por último, ” permissionless” es que cualquiera puede unirse sin necesitar el permiso de una entidad gobernante”.

Y añadió: “Se prevé que la Web 3.0 conduzca a un futuro en el que podamos interactuar con los datos y otros sistemas a través de una red entre iguales sin necesidad de terceros. También conducirá a una web más segura en el sentido de que las fugas de datos deberían ser, en teoría, más difíciles. Con una red descentralizada, los usuarios podrán vender sus datos al ser propietarios de ellos”.

Web 3.0 Hay varias piezas de la web “inteligente” o “semántica” que ya están aquí. Por ejemplo, cuando unos zapatos que miramos brevemente aparecen en un anuncio en otro sitio. El grado en que nuestra identificación nos sigue cuando nos movemos por la web es el principio de un indicio de lo que significa que las máquinas compartan datos de forma más directa.

“Pero la mayoría de las formas en que funciona la Web 3.0 son intencionadamente invisibles. Las pizzerías aprendieron pronto a no dejar que los clientes supieran que ya tenían sus direcciones en función del número de teléfono desde el que llamaban, y no necesitaban registrar las direcciones y ni siquiera, en muchos casos, lo que querías pedir. Y sabían que uno no quería que lo supieran”, dijo Halavais.

Y concluyó: “Sospecho que las primeras formas en las que estamos empezando a ver y deberíamos seguir viendo las tecnologías de la Web 3.0 son en los a gentes de búsqueda como Alexa, Siri y sus sustitutos en rápida evolución. Son estos agentes los que se basarán en un número cada vez mayor de conexiones para anticiparse a tus necesidades, a veces incluso antes de que sepas que son necesidades “.

ENTREVISTA: Alexander Halavais Profesor adjunto de datos y sociedad en la Universidad Estatal de Arizona, EE.UU. P: ¿Qué es la Web 3.0?

Depende mucho de a quién se le pregunte. La respuesta real es que nadie lo sabe , y si te dicen que sí, es que están intentando venderte algo. Suele ser cualquier tecnología que esté “de moda” y que se promocione. Durante un tiempo, fue la RV (realidad virtual). Hoy en día se oye a mucha gente afirmar que el blockchain es el núcleo de la Web 3.0. La mejor respuesta es que probablemente incluya algunos elementos de una web semántica modernizada (es decir, formas de que los sistemas intercambien datos sin mucha intervención humana), así como alguna relación con los sistemas de sensores ubicuos (contenido web vinculado a la ubicación, el movimiento y los objetos físicos). P: ¿Cómo funcionará la Web 3.0? ¿Nos daremos cuenta de su llegada?

En realidad no nos dimos cuenta de que había una Web 2.0. Ese etiquetado pretendía dar cuenta de unos cambios muy dispersos que en gran medida pasaron desapercibidos. La Web 3.0 pasará aún más desapercibida, ya que en muchos casos significará que las máquinas hablan con las máquinas . La principal forma en que lo notaremos es que estas máquinas están hablando con nosotros. Por eso, cuando un sitio web parece saber más de lo que usted espera, o puede adivinar algo sobre usted que no le ha dicho explícitamente, puede estar viendo parte de la Web 3.0 en acción. P: ¿Cómo cambiará nuestra vida la Web 3.0?

Nuestra visión de la IA (inteligencia artificial) y la automatización, junto con el abanico de actividades que la sustentan, es la de las entidades inteligentes y los robots de aspecto humano. Es probable que la realidad se parezca mucho más a Alexa hablando con tu Roomba para decidir cuándo es mejor limpiar tu casa. Y luego ambos hablando con Amazon sobre cuándo debes pedir que te envíen curry o cuándo es mejor que recibas un anuncio de un servicio de limpieza de alfombras. Es un “fenómeno de arrastre”: pequeños pasos que llegan de forma tan silenciosa que no nos damos cuenta de que se trata de una revolución hasta que ya forma parte de nuestras interacciones sociales y tecnológicas . P: ¿Algún otro ejemplo?

Los teléfonos móviles son un gran ejemplo. La mayoría de nosotros no recuerda realmente lo que era intentar reunirse con los amigos antes de poder llamarlos al instante. O lo que significaba tener una avería en el coche sin poder llamar a una grúa. Incluso a los que tenemos edad para recordarlo, ahora nos parece extraño vivir así. La idea de que nuestras máquinas se encarguen cada vez más de las pequeñas y repetitivas tareas que hacemos en casa o en el trabajo parece un poco espeluznante para muchos, o muy deseable y futurista para otros. Pero en lo que se convertirá rápidamente es en algo sencillamente “normal” . Sólo lo notaremos en su ausencia. Pros y contras de la Web 3.0 Alexander Halavais, profesor asociado de datos y sociedad en la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.), explica a Metro :

Los beneficios de las redes semánticas e inteligentes altamente conectadas son tremendos. Al principio, nos costaba ver los beneficios de las redes informáticas en términos de ganancias reales de eficiencia en el trabajo, por ejemplo. Pero el tipo de cosas a las que ya no tenemos que dedicar tiempo, desde encontrar el mejor billete de avión o hacer una reserva para un restaurante romántico para una cita, hasta, por ejemplo, analizar el efecto de una nueva tecnología en las operaciones de su empresa, nos permitirán y exigirán ajustar nuestra atención y nuestras habilidades. Una de las formas en que se ha analizado esto es ver las labores que las personas ricas contrataban en el pasado, como lavar los platos y la ropa, y sugerir que estas funciones pueden estar -cuando se automatizan- al alcance de la persona media. El asistente personal de los ricos estará al alcance de todos.

El problema de esto es, en gran medida, de confianza y transparencia. Cuando las máquinas -y las personas que las programan- deciden qué conexiones son importantes, se producen enormes cambios en el poder y en la desigualdad. Ya hemos visto un enorme cambio hacia el poder de las plataformas. Es poco probable que la tecnología por sí sola invierta esta tendencia. Es una pena, en muchos sentidos, porque estas tecnologías, si se guían adecuadamente, podrían convertirse en poderosas herramientas para el individuo. Incluyen nuevas posibilidades de descentralización, democratización y elección individual. Pero ahora mismo, los individuos no están diseñando ese futuro: son las empresas y las instituciones. Y lo están diseñando para sí mismas”.