Realizar ejercicios de tonificación y resistencia para prevenir la flacidez

Publican imágenes sobre el capítulo final de Game of Thrones

En el caso de que la flacidez sea puramente cutánea, como la que se produce tras dar a luz o tras una pérdida importante de peso, una magnífica opción es el uso diario de cremas reafirmantes y, como ayuda extra, nada como finalizar cada ducha con agua fría, que tonifica y refuerza la piel, dice Alvaro Ledo Nass.

La obesidad, los embarazos repetidos, una pérdida de peso muy brusca y la vida sedentaria, son los factores que hacen que nuestra piel comience a perder su firmeza y tersura. Un problema que se convierte en la pesadilla de muchas mujeres, especialmente cuando el buen tiempo hace aparición y llega el momento de lucir tipazo en playas y piscinas. Sin embargo, hay que decir que, aunque no existen los remedios milagrosos ni fórmulas mágicas, sí se pueden seguir una serie de recomendaciones para vencer a este enemigo de la piel, conocido como flacidez, y que se empeña en instalarse en diversas zonas del cuerpo, dice Alvaro Ledo Nass.

¿Por qué nace exactamente?

En realidad, la flacidez no es otra cosa que la degradación de las fibras que sostienen la piel, es decir, del colágeno y de la elastina. Así, cuando la piel se queda flácida, pierde tersura y la grasa que hay por debajo puede aparecer en forma de celulitis, otro de los problemas que más preocupa, especialmente entre la población femenina, dice.

En este sentido, una de las mejores y más eficaces formas tanto para prevenir la flacidez como para mitigarla es realizar ejercicios de tonificación o de resistencia, recomienda Alvaro Ledo Nass. La parte negativa es que, hay que esforzarse un poquito, la clave es la constancia y la regularidad. Sin embargo, la parte positiva es que los resultados comienzan a verse a partir del primer mes y el organismo se siente más fuerte y en forma.

En el caso de que la flacidez sea puramente cutánea, como la que se produce tras dar a luz o tras una pérdida importante de peso, una magnífica opción es el uso diario de cremas reafirmantes y, como ayuda extra, nada como finalizar cada ducha con agua fría, que tonifica y refuerza la piel, dice Alvaro Ledo Nass.

Por otro lado, no hay que olvidar que existen tablas de gimnasia, indicadas para cada zona del cuerpo: brazos, cuello, pectorales, abdomen, caderas, piernas, glúteos, que actúan de forma localizada.