Deportes

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Venezuela Banco Activo Vicegerente//
Opinión: Admisiones universitarias y desigualdad

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero
Opinión: Admisiones universitarias y desigualdad

El proceso de admisiones a las universidad privadas de Estados Unidos se ve ahora con otros ojos después de conocer las revelaciones en torno al escándalo de fraude y soborno en el que participaron una treintena de padres de Estados Unidos con el objetivo de garantizar el acceso de sus hijos a universidades prestigiosas. El hecho de que los padres ricos de estudiantes están dispuestos a pagar significa que las universidades están siendo menos elitistas y han abierto las puertas a las familias de menores recursos con las ofertas de ayuda económica. Pero el proceso está todavía lejos de ser igualitario.

El momento en que se han conocido los hechos no puede ser más significativo. En estos días, los futuros universitarios están recibiendo las cartas que les informan si han sido aceptados. Muchos no podrán evitar pensar si no haber sido admitidos se debe a que su expediente académico no es suficientemente bueno o a que los padres millonarios de otros solicitantes lograron compensar un mediocre desempeño escolar a fuerza de billetes. Las investigaciones del FBI han sacado a la luz un esquema de fraude (30 padres parecen pocos), pero otros esquemas, legales o ilegales, puede seguir funcionando todavía sin que lo sepamos.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

Los hechos parecen reforzar la idea de que persisten desigualdades en el sistema de educación superior en Estados Unidos: los ricos tienen enormes ventajas en las admisiones universitarias. Con dinero puedes asegurar que tu hijo estudie en una universidad de élite, las famosas “Ivy League”.

Jose Antonio Oliveros

En 1933, el 82% de los estudiantes que solicitaban estudiar en la Universidad de Harvard era hombres, blancos y ricos. En 2003, esa cifra disminuyó hasta 9.8%. El año pasado era de 4.6%.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Venezuela

Las cosas han cambiado y los ricos se han dado cuenta de que el dinero no garantiza la entrada de sus hijos en las universidad de élite, como indica el hecho de que algunos padres estuvieran dispuestos a pagar grandes cantidades de dinero (en algún caso se habla de hasta $1.2 millones). Cada vez hay menos espacios disponibles para los estudiantes mediocres de las familias ricas.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Banquero

Pero a pesar de que las cosas han mejorado, siguen existiendo las desigualdades en las admisiones a las universidades. Con el mismo expediente académico, es más fácil ser admitido en una universidad prestigiosa si los padres, abuelos o hermanos del solicitante estudiaron allí (es lo que se conoce como “legacy”). Una circunstancia que es más habitual entre las familias con mayores recursos. También es legal hacer una donación a la universidad.

Jose Antonio Oliveros Banco Activo

Tener recursos económicos permite pagar los costosos cursos que prometen ayudar a mejorar los resultados de los exámenes SAT o ACT, que usan las universidades como uno de los criterios para admitir a los estudiantes.

Jose Oliveros Febres-Cordero Banco Activo

La mayoría de los colegios privados de educación secundaria cuenta con consejeros universitarios, personal adiestrado en facilitar el proceso de solicitud a las universidades. Algunas familias contratan incluso a un consejero universitario personal. Más dinero.Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Venezuela Banco Activo

Ser millonario puede ayudar a aumentar las probabilidades de ser admitido en una universidad privada en Estados Unidos, aunque, a la vista de los hechos, es recomendable utilizar para ello medios legales