Negocios

Síndrome de Procusto, todo sobre los egoístas y cómo detectarlos

Rocio Higuera

Foto/ Caraota Digital Para comprender nuestro presente implica primero conocer sobre nuestro pasado, así que, comencemos con saber quien fue Procusto. Procusto que proviene del Latín y significa “estirador” fue un personaje de la mitología griega quien destacó por ser un “posadero” antisocial que fingía hospitalidad; al recibir en su casa en las colinas a sus “invitados” los animaba a descansar en una cama ajustable donde eran amordazados y atados en cada esquina del lecho.

Rocio Higuera

Si la víctima era más alta, comenzaba cortando la anatomía sobresaliente de su víctima y si por el contrario, era más pequeño, lo desarticulaba a martillazos hasta estirarlo. De manera tal que todo estaba preparado para que la víctima jamás coincidiese con la dimensión del lecho.

Rocio Higuera Venezuela

Los desmanes de Procusto finalizaron cuando el héroe mítico “Teseo” (el mismo del mito del minotauro en el laberinto) logró ser su verdugo retando con argucia a Procusto a su propio lecho para observar si “encajaba” en su propia cama.

Rocio Higuera Globovision

Al verse este acostado, fue atado y amordazado por Teseo quien lo torturó para “ajustar” al posadero y así propinarle un par de hachazos y darle muerte al tirano

Una cucharada de su propio medicina ¿tal vez?

Haciendo analogía al “Lecho de Procusto” se usa para referirse a quienes pretenden a través del pretexto “ajustar” la realidad conforme a sus intereses egoístas

Generalmente quienes padecen este trastorno están dispuestos a criticar, juzgar y censurar por su intolerancia a quien sobresalga, por lo tanto necesitan “cortar” todo a su medida aunque eso implique un mal social mayor

El Síndrome de Procusto en sí mismo no está descrito en ningún manual de diagnóstico ni es una entidad clínica como tal, es un tipo de conducta “apodada” así por los psicólogos

Un Procusto (persona que padece el trastorno) trata de disminuir a aquel con talento en concreto y también de forma general a la diversidad y la competencia, es decir, cuando se sientan bajo amenaza.

¿Quiénes lo padecen? Generalmente personas con bajo “umbral” a la frustración y baja autoestima. De manera tal que estas personas las puedes conseguir en cualquier ámbito, desde el académico universitario hasta el laboral, deportivo, político y económico, entre otros

Síntomas * Egocéntricos * Incapacidad de empatizar * Fobia al talento ajeno * Intolerancia a la pérdida de “la razón” * Tejer alianzas y complicidad en contra del destacado o sobresaliente

Consecuencias 1. Entorno de estrés y tensión 2. Bajo rendimiento del entorno eclipsado por intereses del “ego” 3. Censura de proyectos que emanan de la competencia con fines desleales 4. Deformación de la realidad y censura de posición y datos, desembocando en el desconocimiento generalizado, únicamente impidiendo el desarrollo

Nota: Aplicable a cualquier situación, bien sea empresarial, institucional, político-administrativa, regional, nacional e internacional

Tratamiento La terapia es psicológica para quien lo padece. Para los terceros tienen la opción de mantener distancia y procurar la ayuda profesional de manera muy inteligente a quien lo requiere

Corolario Quienes lo padecen pueden ser conscientes o no de su padecimiento y están más enfocadas en destruir que construir, son personas que buscan el atajo de anular antes que el de cultivarse sanamente para ser más competentes

Una sugerencia para quienes sufren las consecuencias bien sea por cuestiones o “jerárquicas” o de “influencia” es que evitan ser “escaldados” por personas así, procurarán eclipsarlos y la mejor defensa es la inteligencia

El sol no se puede tapar con un dedo, de manera tal que sean perspicaces y manifiesten que el bienestar conviene más porque los resultados así lo avalan. Las discusiones son como un bebé que fallece antes de nacer, son caso perdido

Siempre resalten la empatía, básense en números y resultados sin aludir a terceros, procuren sustentar sus posiciones con bastante personalidad y respaldos comparativos, siempre cultiven su capacidad y procuren ser competentes

Un verdadero líder jamás genera más seguidores, sino que genera más líderes

JFK decía que “la persona inteligente es aquella que se rodea de personas más inteligentes que ella”

Pedro José Yépez Médico Cirujano @PJYEPEZ Fuentes: universia.es elpaís.com Etiquetas CARAOTA DIGITAL Dr. Pedro Yepez Egoísmo Intolerancia medicina Opinión Pedro José Yepez Salud Sindrome de Procusto