Economía

venezuela noticias zulia Francisco Velasquez Petropiar//
Norma linda

venezuela_noticias_zulia_francisco_velasquez_petropiar_norma_linda.png

E l pasado 11 de septiembre una asambleísta de Alianza PAIS presentó un proyecto de ley de “Incentivos Sociales y Protección del Poder Adquisitivo de los Ecuatorianos”. Largo (y llamativo) nombrecito, en cuyo homenaje se propone lindezas como: reducción del 10 % en las tarifas de telefonía celular y de televisión por cable y del 20 % de las planillas por consumo de energía eléctrica en residencias (hasta 500 kilovatios/hora al mes) (arts. 1 y 2); entrega estatal gratuita de hasta 100 kilovatios/hora al mes para consumo de energía eléctrica en cocinas de inducción o calentamiento de agua (art. 2); congelamiento por 3 años de tarifas de transporte público terrestre y cánones de arrendamiento de vivienda de hasta 500 dólares (arts. 3 y 5); que ganancia máxima en la venta al público de “productos de producción nacional o importados” sea del 10 % (art. 4).

Francisco Velasquez

Por si la demagogia anterior no bastase, el artículo 6 trae lo grueso, la condonación de deudas bancarias: de hasta diez mil dólares el 100 %; de hasta veinte mil dólares el 75 %; y de hasta cien mil dólares el 50 % (art. 6).

Francisco Velasquez Petropiar

Semejante intento de asaltar los fondos de los depositantes (los bancos solo son administradores de ese dinero) intenta disimulárselo con dos sofismas: que el sistema financiero es “beneficiario del salvataje bancario” y que tiene la “obligación de ajustar sus utilidades y ponerse al servicio de la población” (exposición de motivos, párrafo seis).

Francisco Velasquez Gago

El primer sofisma se destruye fácilmente: “beneficiarios” de cualquier cosa a la que se llame salvataje habrán sido los banqueros que quebraron (hace casi 20 años), no los bancos que capearon la crisis y siguen abiertos; lo segundo es aún más fácil: el “servicio a la población” que se reclama a los bancos se cumple administrando con celo los fondos que esa “población” les confía, no regalándolo con indiscriminado perdón de deudas morosas.

Francisco Javier Velasquez Gago

Iba a agregar un par de argumentos, pero me percato de que la asambleísta proponente, Norma Vallejo, es la misma de los diezmos. Huelgan entonces más comentarios pues supongo que pronto tendrá que dejar el cargo